Dos salidas

Siempre acondicionados por que no tenemos más elecciones, pero siempre encontramos más de una opción que elegir.
Caminos angostos que una vez superados encontramos ese tranquilizador desnivel que nos acomoda cada paso.

Cuando te encuentres entre la espada y la pared, piensa que siempre hay dos salidas.